0 Comments
Halima Cuadra
7:04 pm

Aprendiendo a meditar

Tengo 8 años de estar tratando de ser lo mas yogi posible, en algunas etapas he estado muy conectada con este deseo en otras muy alejada de esta práctica.

Los últimos 3 años han sido los mas intensos, esto me llevó el año pasado a tomar el profesorado de Yoga para poder compartir esto que siento cuando practico, con los demás. Es una necesidad de compartir el bienestar que me brinda más que cualquier otra cosa buena que me haya traído, y haber hecho el profesorado me trajo un montón de nuevas y maravillosas experiencias que en otro post te contaré.

Una de las cosas que más me llaman la atención del Yoga es la meditación, y así como me llama la atención era una de las partes que encontraba más difícil. No podía sentarme por 5 minutos, al menos quieta con la mente en blanco, ¿quien sintiendo que las piernas se le duermen puede no pensar en eso?, me desanimé muchas veces y lo volví a intentar otras cuando me sentía inspirada o sentía “esta vez si lo voy a lograr”. Probé varias técnicas, compré 3 libros, que no leí, en fin investigué y traté.


Antes de seguir y para que esta historia haga sentido hay otra cosa que tengo que contarte: a mi me gusta cantar.

Mis hermanos se sorprende que lo haga decentemente, cuando era una niña pegaba alaridos horrorosos y molestos cada vez que lo intentaba, me gané la fama de mala cantante, bueno no simplemente mala sino malísima.

Esto me duró hasta principio de mis años veintes. Un día sentada en un bar karaoke tuve un momento que sin ser muy pretenciosa podría llamar de iluminación, lo que pasó fue que por primera vez pude oírme, hasta entonces yo NUNCA me había oído, hasta ese día entendí la molestia que le causaba a mis hermanos cuando cantaba. Y sí fue en un bar karaoke al que asistía a morirme de la envidia de oír a todos cantar menos yo, así de masoquista es uno a esa edad. Ya sé que no era un sitio muy yógico pero este fue el escenario para la primera vez que puedo recordar que me conecté conmigo misma y me oí. Y no tengo mucha experiencia en estar iluminada, o mejor dicho, no sé nada al respecto, pero ese momento definitivamente me lanzó una luz a mi vida. Y una adicción al karaoke que no se me quita.


Volviendo a lo de la meditación, como te estaba contando hay muchas maneras de meditar y yo descubrí una que me ha fascinado y es la meditación cantada, lo cual ahora me es más natural, desde que me oigo. Supongo que puedes agarrar una canción cualquiera y repetirla mil y un vez hasta que logres no tener que pensar en lo que estas diciendo y solo sentir, pero el mundo de los yogis tiene muchas canciones en diferentes idiomas antiguos entre ellos Gurmukhi, ahí te dejo el link a Wikipedia por si quieres saber más sobre este idioma. Al uno no entender exactamente lo que dice es mas fácil no pensar en nada y como nunca antes las has oído pues no te traerán ningún recuerdo, con miedo de sonar cursi me atrevo a decirte que lo que vas a sentir es mágico.

¿Y la postura? Ni te preocupes siéntate de alguna manera cómoda para ti en un principio, y canta, canta, canta.

¿Y si no sabes cantar? Tampoco importa, busca un lugar privado y listo.

A mi esta meditación me ha ayudado a crear resistencia para estar sentada más tiempo, y ahora hasta logro estar un par de minutos tratando de no pensar en nada, una cosa me ha llevado a otra.

Te dejo aquí abajo algunos links de canciones o sites que me gustan para meditar, y cuéntame que tal te va.

http://www.spiritvoyage.com/globalsadhana/expandyourintuition
http://www.youtube.com/watch?v=c1XCS0g6J4A
http://www.youtube.com/watch?v=tZZAAxmAb5A&feature=related

yoga-halima



Namasté,


Halima

Tags:
0 Comments
Halima Cuadra
11:06 am

¿Cómo caer en gracia?

clases-yoga-privada

Mi abuela Minda siempre decía: "Es mejor caer en gracia que ser gracioso".

Yo pasé muchos años de mi vida sin entender exactamente que querían decir esas palabras pero como mi mamá y ella las repetían yo aprendí a repetirlas.

Un día como dicen coloquialmente en Panamá me cayó el cuara. Otro dicho… un cuara en Panamá es la moneda de 0.25 centavos, o un cuarto de dólar, para comprar una canción en las rocolas viejas usas esa moneda y cuando cae el cuara arranca la canción, es decir, entendí a que se referían mi mamá y mi abuela con ese dicho.

Uso mucho ese dicho y siempre recibo mis palabras con caras de signo de interrogación, supongo que no soy la única a la que el cuara le demora en caer, así que he decidido a continuación tratar de explicar el dicho de mi abuela. Para eso voy a dividir la oración en dos partes.

"Caer en gracia"
Se refiere a alguien que simplemente te cae bien y no importa lo que haga o deje de hacer, esa gente que ves y dices: no sé por que me cae bien, se ve buena gente. O aquel que dices: tiene un no sé que que lo hace atractivo/a, me gusta y no se por que si hasta es medio grosero/a. 

"Ser gracioso"
Cuando alguien tiene cualidades que se reconocen universalmente como buenas o hermosas o graciosas. También puede ser esa persona que trata de agradar.
Entonces en conjunto se refiere a que es mejor caer bien por que si, a tratar de caer bien.

La primera vez que logré comprender este pedazo de sabiduría de mi abuela, pensé que se refería a esas personas que de manera egoísta no ven tus esfuerzos por caerles bien y en cambio favorecen a gente que no hacen ningún esfuerzo. Y siempre lo usé desde esta perspectiva. 

A ese razonamiento le seguía un: bueno uno no hace las cosas para que se lo agradezcan pero.... 

Y es que ese punto de vista esta basado en la culpa y la pena, pena de no agradarte y culpa por pensar que merezco las gracias por lo que hice y no hacer las cosas desinteresadamente. No es que no sea correcto lo que estaba pensando pero le da todo el poder de mis emociones a otra persona que no soy yo, según como esa persona reaccione yo voy a sentir pena, culpa o alegría.

En mi vida he tenido que hacer trabajo interno por muchas razones, y una de las cosas que más me han servido o una de las frases que mas me gusta es: uno es responsable por sus emociones. Y sí, es muy fácil decirlo, pero ¡oh! que difícil interiorizarlo.
Recientemente se me presentó una situación donde el dicho cabía perfectamente y justo cuando iba a decirlo me cayó el segundo cuara y tuve un momento de claridad, ¿qué tal si realmente lo que importa no es ni caer en gracia ni ser gracioso? 

Entendí que lo que importa es ser uno mismo, grosero, gritón, despeinado, chistoso.... no importa lo que seas  insiste en ser tu mismo, esa es la única manera de ser genuinamente gracioso, y serás gracioso para la gente que este cerca tuyo, que seguramente serán los que atrajiste como un imán con tu verdadera personalidad. Porque no hay nada menos gracioso que alguien tratando de ser alguien que no es, o haciendo cosas que no le salen naturalmente.

Y si a alguien no le gustas pues ni modo, ser tu mismo molestará a muchos, como dicen: uno no es monedita de oro para caerle bien a todo el mundo. Pero te traerá mucho confort y felicidad a ti mismo. 

¿Y no es eso lo que venimos a hacer a este mundo, tratar de ser felices?

Namasté

Halima

Tags: