0 Comments
Halima Cuadra
8:23 pm

El arte de recibir

salt-desert-749588
Me reuní con unas amigas un sábado por la tarde a tomar el té, hemos creado una adicción al té chai, y alguna tarde del fin de semana quedamos a tomarnos una tacita. Esta tarde en especial quedé con dos amigas, que se conocen, pero son amigas a través mío.
 
Tenían mucho tiempo de no verse, al sentarnos en el sitio una le dijo a la otra: oye pero que delgada estás. A lo que le contesta mi otra amiga: no para nada si me acabo de engordar XX libras. Acto seguido yo le digo a la otra: que lindo como llevas el cabello ahora. Y ella contesta: encontré un peluquero baratísimo que me arreglo el desastre del peluquero anterior, y así continuó la conversación.
 
Hasta que le dije a una: oye, pero que difícil es quedar bien contigo, te quiero hacer un halago pero no me dejas.
 
Después de eso todas nos miramos y nos reímos, aceptamos que no sabemos aceptar halagos y nos contamos anécdotas acerca de diferentes momentos en los que alguien nos halagó y no lo aceptamos adecuadamente simplemente dando las gracias.
 
Somos tan malos para recibir halagos, y lo peor, estamos tan a la defensiva, que la mayoría de las veces que los recibimos pensamos mal de la persona que nos los da. Algo querrá que anda tan buena gente ¿no?
 
Pero ¿por qué es importante saber recibir halagos?
  • Número uno: porque nos lo merecemos. Un poco de aceptación por parte de los demás no sobra.
  • Dos: porque se siente bien. Tanto para el que lo recibe como para el que lo da. Dar un halago a alguien que te va a desarmar tu observación no es tan sabroso como dárselo a alguien que lo recibe con una sonrisa grande.
  • La tercera razón y para mi la más importante: porque nos enseña a sentirnos cómodos recibiendo en general.
Aprender a recibir es un arte perdido. Si tú no sabes como recibir un halago, probablemente no sabrás recibir un pago justo por tu trabajo y menos recibir el amor de una pareja. Si siempre invalidas lo que recibes, siempre ves lo malo, lo que recibas siempre será muy poco o mucho, pero no lo adecuado para tu vida.
 
¿Te sientes estancado en tu vida profesional? ¿sientes que no recibes la cantidad de dinero que te mereces? o ¿qué tu negocio no va tan bien como quisieras?
 
Las razones para esto pueden ser muchas y algunas están fuera de tu control. Pero una de las causas pudiese ser que no te crees merecedor de recibir más por lo que haces. Lo que es lo mismo no sabes recibir, no estas en ese lugar desde donde sabes tu valor y recibes agradecido lo justo por lo que haces.
 
¿Sientes que no encuentras la persona adecuada y qué pierdes tu tiempo?

Una de las razones puede ser que no sepas recibir el amor de tu pareja y empieces a buscarle la quinta pata al gato porque simplemente no es posible que todo sea tan perfecto. ¿Y sabes?, cuando buscamos algo lo encontramos.
 
Creo que está no es la única razón por la cual a veces nos estancamos en algún aspecto de nuestras vidas y no es tan fácil resolverlo, pero puede ser una causa. El principio para resolver problemas es identificarlos para poder empezar a trabajar en ellos.

Mi tarea desde esa tarde es: si alguien me dice algo bonito sobre mí, yo le respondo con un ¡GRACIAS!.
 
Lo que trato es practicar el arte de recibir, para poder recibir en otras áreas de mi vida.
 
Namasté,
 
Halima

Tags: