0 Comments
Halima Cuadra
7:29 pm

A veces

Signpost With Many Directions And Blue Sky_copy
Durante una obra de teatro el personaje principal le pregunta a uno secundario: “¿Eres feliz?”, y el personaje secundario contesta: “A veces.”.

Me encantó esa escena y me gustó por que me liberó de la presión de ser feliz siempre, con ella llegó el permiso para no estar bien en algunos momentos y para saber que los momentos que me siento feliz no van a ser para toda la vida, hay que aprovecharlos mientras duran.

En otro momento, mientras me entrenaba para ser coach de salud y nutrición, uno de mis profesores dijo algo así: “tú no eres amargado, tú a veces estas de mal humor. No eres feliz, a veces te pasan cosas que te ponen de buen humor.”
Esta vez el “a veces” llego mejorado, me encanta saber que uno no es de cierta manera, somos una mezcla de muchas cosas y muchas características, no es posible definirnos por una sola de esas, y no deberíamos etiquetarnos con una sola, solo limita nuestra potencial.

Tengo una cliente que me dijo: “Halima, lo que pasa es que yo no tengo fuerza de voluntad.”

Ella ya se había etiquetado como una persona sin disciplina, lo peor es que se creía el cuento. Yo le conté la historia del “A veces”  inmediatamente su expresión fácil cambió, hubo un breve silencio y luego de eso me dijo: “A veces no tengo fuerza de voluntad.”

Me gusta contarle esta historia a mis clientes, y casi siempre logro el mismo resultado, empezamos a vernos como seres más complejos, con más necesidades y cualidades, que muestran una parte de si en cierto momento pero no son una sola cosa, nos llena de posibilidades.

Todas estas cualidades que poseemos, algunas buenas y otras quizás no tan buenas, son las que nos ayudan dirigirnos hacia la meta que queremos. Reconocerlas y aceptarlas es lo más duro, de ahí en adelante como decía mi profesor de álgebra en la escuela secundaria: “Lo demás es carpintería.” 

Namasté,


Halima

Tags: