0 Comments
Halima Cuadra
5:11 pm

Karma Yoga

chess-316658_copy
Algunas teorías filosóficas afirman que la fuente de nuestros pesares es el apego. Dicen que si logramos desapegarnos de las cosas seremos más felices y libres.
 
Hay un concepto en Yoga, Karma Yoga, significa no apegarse a los resultados de tus actos, o hacer las cosas sin esperar nada a cambio. Este concepto es la base de la ayuda desinteresada a los demás. Es también aplicable a nuestras decisiones, desapego al control del resultado de una decisión que tomemos. No de una manera irresponsable, sino dejando de un lado la necesidad de controlar el resultado.
 
De cuando en cuando la vida te tira algunas pruebas para ver si estas fuerte en tus convicciones, de cuando en cuando me encuentro en un momento o situación donde deseo fuertemente apegarme al status quo, yo no sé si es igual para todos, pero en mi caso no importa cuanto quiera apegarme y estar cómoda el universo me sacude la alfombra y me manda a otro lugar.
 
Mi familia se mudó de país cuando yo iba a cumplir 7 años. Aprendí muy temprano en mi vida que las cosas a las que te acostumbras pueden cambiar de un momento a otro y es mejor para tu salud mental adaptarte y empezar a ver lo bueno de cada lugar donde llegas, lo bueno de cada persona que conoces, para así tratar de ser feliz con lo que te llega. Es fácil pasar el día lamentándose por las cosas que no tenemos y usar eso como excusa para no llevar a cabo nuestros sueños.
 
El día que supe acerca de este concepto (Karma Yoga) me liberé de muchos pesares que tenía. Porque si bien aprendí a no apegarme a cosas materiales, lugares o personas; me apego a criticarme. Vivía regañándome por decisiones que había o no tomado. Quizás puedas relacionarte con algo como esto: “si hubiera hecho esto en vez de esto, el resultado hubiera sido diferente”, una y otra vez.
 
Karma Yoga dice que siempre tomas la decisión correcta con la información que tienes al momento de decidir y el resultado va a ser justo lo que tiene que ser.
 
El resultado puede o no puede gustarte, puede ser un completo desastre, pero eso es justo lo que tenía que pasar y no puedes controlarlo. Hiciste lo mejore que pudiste y diste lo que tenías que dar. Toma tiempo perdonarse, aprender la lección y más difícil tomar decisiones basados en este concepto, como todo hay que practicar.
 
No hay manera que puedas cambiar lo que hiciste, eso está claro, pero además la decisión que tomaste en su momento fue la mejor que pudiste tomar con la información que tenías en ese momento. Punto.
 
La próxima vez que te estés regañando por una decisión que no te haya gustado, respira, espera 3 días y acuérdate que estas tomando la mejor decisión con la información que tienes, déjale el resultado al universo o Dios o a la teoría de acción-reacción, la figura que te vaya mejor con tus creencias, y libérate.
 
Namasté,

Halima

Tags:
0 Comments
Halima Cuadra
4:49 pm

Se buscan actores principales

balance-224644
Tengo un buen amigo que siempre pone esta frase en su estado de Facebook: “Yo soy el actor principal de mi vida”. Debo confesar que hace un tiempo cuando lo leía pensaba que era un egoísta que solo pensaba en él, hasta me molestaba. Estaba tan lejos de comprender lo que él decía.

Gracias a este camino del yoga, que he escogido para mi vida, he llegado a ser una persona muy confiada. Pienso que todos somos buenos por naturaleza hasta que se demuestre lo contrario, y cuando se demuestra lo contrario no es que esa persona sea mala sino que tiene unos motivos que no conozco.

Realmente creo que nadie se levanta en la mañana pensando como hacerle daño al de a lado, al compañero de la oficina, a su amigo, a su pareja, al perro o al gato. Nadie sale al tráfico y empieza a pitar por que te quiere molestar a ti personalmente.

La gente tiene su propia agenda en la cual tu vida y lo que tu quieras es secundario.  Y me voy a explicar un poquito más.
  • El que te está pitando lo hace por que piensa que así te vas a apurar y él o ella va a llegar a donde va más rápido.
  • Si alguien te “serrucha el piso” en la oficina, no es por que te quiere causar daño a ti, sino por que esta persona quiere escalar u obtener una mejor posición laboral, tú eres simplemente un daño colateral.
  • Si tu novia te dice que eres un mal novio por que no la escuchas (y aplica también para los casados), ella no quiere decir que tú eres una mala persona, ella quiere decir que quiere más atención.
Nada es personal, todo está teñido de nuestras intenciones, todos tenemos cosas más importantes que hacer que estar pensando en como fregar a otro.

Hace poco mi teoría fue puesta a prueba, resulta que fui digamos ¨víctima¨ de celos profesionales, yo, que no creo en los celos, no podía explicarme racionalmente como esta persona podía estar haciendo algo para dañarme deliberadamente, los celos van en contra de mi teoría.

Yo me he armado con una red de coaches, amigas y consejeras para estos y otros menesteres. Así que me fui a conversar con un grupo maravilloso de mujeres al que pertenezco, cuando llegué a la reunión con ellas sentía un gran dolor en el pecho.

Les conté lo que había pasado y les pedí su ayuda para lidiar con lo sucedido, les dije que había estado dándole vueltas al asunto y no podía ver el verdadero motivo de sus acciones y no sabía como dejarle saber a esta persona que me había herido y mucho menos como resolver el problema, les hice una descripción detallada de la relación que tengo con el agresor y les conté que si bien yo sabía que nadie hace nada para herirte, no podía entender por que estaba en esta situación.

Estas mujeres me explicaron que probablemente yo estaba causando celos con mis acciones y que por eso me habían atacado de esa manera, mi cara fue de incredulidad total, pero luego ellas añadieron: no trates de resolver la situación diciéndole como te sientes lo que debes hacer es valorizar el trabajo de esta persona y dejarle saber lo especial que es, por que realmente lo es.

Todo me hizo perfecto sentido, una vez más el “ataque”  no tenía que ver conmigo, sino con la inseguridad que esta persona estaba sintiendo en ese momento acerca de su propio desenvolvimiento, al decirme las cosas que me dijo  podía hacer ver que su labor era más importante que la mía. No es que estaba buscando que yo así lo pensará, no, ella solamente quería sentirse mejor con ella misma.

Al final de esta reunión salí sin el nudo con el que había llegado y además con mis creencias intactas: “Todos somos protagonistas de nuestra propia vida”.

Si logras hacer este pensamiento parte de tu vida te aseguro que vas a poder vivir con mucho menos rencor, rabias o al menos te puedes evitar o minimizar malos ratos.

Namasté,


Halima

Tags:
0 Comments
Halima Cuadra
5:11 pm

¿Por qué dejé de escribir?

book-760021
Tuve una relación a larga distancia hace algunos años, solía escribirle cartas épicas contándole todo lo que hacía y una que otra cosa producto de mi imaginación. Hoy en día quisiera poder echarle mano a esos documentos, por que si bien no eran poesía eran prosa mágica, inventaba tan fluidamente que perdí la cuenta de lo que era realidad. Pero luego de una rabieta con el susodicho eliminé cualquier rastro de toda esa literatura personal que tenía, una verdadera lástima para mis descendientes, digo yo, al menos es una lástima para mi.

Siempre me ha gustado escribir, tengo un amigo que vive en mi país con el cual me escribo, es extraño, pero me gusta tanto esa correspondencia que cuando nos vemos es como tener otro amigo totalmente diferente, cuando nos encontramos hablamos de otras cosas.

Un día conversando con alguien, que tenía mucha influencia sobre mi, tocamos el tema de los emails, correspondencias, blogs en internet y comunicación escrita en general. Él me dijo: “no escribas nada de lo que te puedas arrepentir si ves publicado en un periódico“ o algo así. Sembró en mí algo que hasta ese momento no había pensado ni procesado: me dio PENA. Empecé a sentir pena por lo que escribía y dejé de escribir, le dejé de escribir a mi amigo y dejé de escribir inclusive mentalmente, de repente todo me daba pena.

Hace un tiempo leí “Los Cuatro Acuerdos“ de Don Miguel Ruíz, este libro describe una serie de pasos para lograr libertad del alma y algo de felicidad. Uno de estos acuerdos trata acerca de cuidar tus palabras y otro habla sobre que nada es personal. No puedo dejar de recomendar este libro, es corto y puede ser leído varias veces.

Después de leer este libro y empezar a practicar el hábito de no tomarme nada personal fui capaz de volver a escribir.

Definitivamente lo que esta persona me dijo no tenía la intención de inhibir mi deseo de escribir, me lo dijo para protegerme. Yo tomé muy personal sus palabras y atrofié una necesidad vital para mí. Por no entender que lo que me decía no tenía nada que ver conmigo sino con él y sus vivencias, no tenía la intención de definirme.

De igual manera me cuestiono cuantas cosas digo sin pensar y sin cuidar mis palabras, quien las recibe no tiene por que interpretar lo que yo estoy pensando, ¿cuántas cosas decimos producto de nuestras propias experiencias y limitaciones?

Hoy en día trato de usar palabras mas amorosas, menos criticonas… ¡trato!, no siempre lo logro, pero la práctica hace el maestro.

Namasté,

Halima

Tags: